Saltar al contenido principal

Los pacientes de oncología, obligados a trasladarse

Los pacientes de oncología que pasan habitualmente consulta o reciben tratamiento de quimioterapia en el hospital “Virgen de Altagracia” de Manzanares, se ven obligados esta semana a desplazarse al hospital de Alcázar para acudir a sus citas. La gerencia del Complejo Hospitalario “Mancha Centro” no ha cubierto la baja de facultativos.

20/04/2005 -

El servicio de oncología que se presta en el Hospital de Manzanares se quedó este lunes sin facultativos debido a la baja de una oncóloga que se une a la producida hace unas semanas de otra profesional que fue contratada en otro centro. Diversas fuentes confirmaron que desde la gerencia del complejo hospitalario “Mancha Centro”, en lugar de trasladar estos días a Manzanares a algún oncólogo desde Alcázar, se decidió derivar al hospital de esta ciudad a los pacientes que estaban citados en el centro manzanareño.



La medida provocó el enfado de algunos enfermos ya que se ven obligados a realizar un desplazamiento que no resulta cómodo, máxime cuando se recibe una sesión de quimioterapia. En el caso de pacientes procedentes de La Solana o su comarca el viaje supone ciento veinte kilómetros entre ida y vuelta, en lugar de los treinta que implica acudir a su consulta habitual de oncología en Manzanares.



La situación no sólo obliga a desplazar a los pacientes oncológicos. También ha sido necesario el traslado de sus historias clínicas.



Desde la Gerencia del Complejo Hospitalario “Mancha Centro” se ha explicado que la medida adoptada trata de garantizar “por encima de todo” la asistencia al paciente ante la situación creada en los hospitales de Alcázar y de Manzanares con las últimas bajas de especialistas de oncología.



Al parecer, según fuentes del SESCAM, el servicio de oncología contaba hace unas semanas con tres facultativos en Alcázar y dos en Manzanares. De cada hospital se marchó un oncólogo y a pesar de los anuncios solicitando a estos profesionales –incluso en la web de la asociación científica de oncología, según la gerencia-, aún no se han cubierto las vacantes.



Ante esta situación, la gerencia del Complejo decidió derivar inicialmente a Alcázar a los pacientes oncológicos de Tomelloso y Argamasilla, con el fin de descargar el trabajo de la única especialista que quedó en Manzanares. Sin embargo, tras producirse la baja laboral de la oncóloga que quedaba en este centro, se decidió “garantizar la asistencia” llevando a los pacientes del área de Manzanares, Membrilla y La Solana a Alcázar.



Ante la posibilidad de que algún oncólogo del hospital de Alcázar se desplazara a Manzanares para evitar el desplazamiento de pacientes, las mismas fuentes explicaron que la carga de trabajo del hospital “Mancha Centro” hace inviable esta posibilidad al contar con un área de influencia mayor a la del centro manzanareño.